martes, 21 de julio de 2020

Abrirnos al cambio: Siempre hay algo nuevo que descubrir y aprender

Conforme avanzamos en nuestra experiencia vital, muchas veces elegimos espacios de rutina y constancia, en los que el cambio y la novedad brillan por su ausencia. Algunas veces, estas elecciones responden a la necesidad, otras a la comodidad, y muchas otras a la pura inconsciencia.

Antes o después, la vida nos pone en situaciones en las que todos esos espacios se desvanecen, algunas veces de forma brusca y traumática, en lapsos de tiempo irrisoriamente breves, que nos impiden aceptar lo sucedido o siquiera comprenderlo. Y allí, fuera de todos nuestros confortables espacios de rutina y constancia, nos enfrentamos a la verdadera ley de la Vida: el cambio permanente e incesante.

Por su propia esencia, el cambio se opone a todo aquello que dotamos de inmutabilidad, y a través de lo cual nos definimos frente al mundo exterior. Por ello, el cambio es una amenaza continua para esa construcción volcada a lo externo, nuestro ego, y en no pocas ocasiones, la falta de verdadera consciencia nos hace percibir esa amenaza como un ataque a nuestra propia esencia.

¿Qué sucede si eliges percibir estos espacios de cambio como oportunidades de descubrimiento y crecimiento? ¿Y si se te presenta una oportunidad de algo nuevo e impensado? ¿Y si a través de esta oportunidad consigues expresar facetas de tu esencia genuina, ocultas bajo las capas de nuestro ego?



Para lograr el desarrollo espiritual necesitamos del entendimiento. El entendimiento profundo nos coloca en el estado mental apropiado, nos conduce hacia la verdadera lucidez y nos otorga la capacidad de percibir las cosas bajo una luz totalmente nueva, esclarecedora y libre de sesgos. Las nuevas percepciones así adquiridas dejan a un lado los patrones viejos e ineficaces, e insuflan nueva confianza a la vida, brindándonos nuevas oportunidades allí donde inicialmente sólo vemos amenazas.

El entendimiento surge de la verdadera consciencia, y tiene un gran valor, pero sólo cuando actuamos conforme a él. La acción nos brinda la experiencia; y es a través de la comprensión consciente de nuestra experiencia que forjamos nuestra realidad más genuina. En armonía con lo que realmente somos, la comprensión de esta realidad profunda nos brinda la fortaleza interna para afrontar los cambios.

El entendimiento claro puede, en ocasiones, surgir en un instante, como un destello, pero en la mayoría de los casos llega con el tiempo y la práctica dedicada, y ese entendimiento será la base del aprendizaje. Con el aprendizaje viene el progreso personal y con éste la alegría sincera.

Continuemos aprendiendo y experimentando. Nunca sabemos lo suficiente: siempre hay algo que descubrir, algo nuevo que aprender, especialmente allende las fronteras en las que se encierra nuestro ego para autodefinirse. Y los momentos, como el momento presente, de profundo cambio, en los que todo lo que creíamos sólido e inmutable cambia y se desvanece, son magníficas lecciones que encierran oportunidades de cambio genuino, de evolución auténtica, de expansión más allá de lo que hemos decretado como nuestros propios límites. La práctica del Yoga es tu mejor aliado en este camino de regreso a tu propia esencia, a veces arduo, pero siempre enriquecedor. Cuentas con nuestro apoyo y nuestra guía para continuar transitándolo.

Namasté,
Ana y Marcelo


La importancia de la Respiración.

La respiración es el proceso más importante del cuerpo, porque de ella dependen todas las demás actividades y funciones corporales. Según sea la calidad de nuestra respiración, así será la calidad de nuestra vida. La respiración influye en la actividad de cada una de las células y está íntimamente relacionada con la actividad del cerebro. La mayoría de las personas respira de forma incorrecta, utilizando sólo una pequeña parte de su capacidad pulmonar. De esa manera, su respiración es muy superficial, lo cual priva al cuerpo del oxígeno y del Prana, la energía vital del universo, ambos esenciales para una buena salud.



La práctica del Yoga comienza con la respiración. Una buena respiración, amplia y regulada, es el fundamento de una buena salud física y mental: por ello, el primer y fundamental objetivo del Yoga es recuperar la respiración natural, armoniosa y libre, que frecuentemente se deteriora por la aparición de bloqueos funcionales en el aparato respiratorio. Estos bloqueos surgen principalmente por la acumulación de tensiones físicas, por la presencia de emociones negativas o por la actividad descontrolada de los pensamientos. Cuando estás tenso, no puedes respirar libremente, tu estómago se pone rígido y no deja espacio a tu respiración. Entonces la respiración se vuelve muy pobre, insuficiente. Para que la respiración sea libre, es decir, suave, fluida, natural y sin esfuerzo, es necesario devolver elasticidad a los tejidos torácicos a todo nivel: ligamentosos, pulmonares y musculares. Esto comienza a adquirirse mediante la práctica del yoga físico, a través de las asanas (posturas de Yoga), y se completa en el trabajo más sutil con las técnicas del Pranayama.



Entre los malos hábitos de respiración superficial se encuentra el respirar por la boca, de forma entrecortada e irregular, con poco o ningún uso del diafragma, ya sea por la contracción del abdomen en la inspiración o por levantar los hombros y cerrar la caja torácica. De esa manera, se incorpora muy poco oxígeno. Esta respiración superficial, realizada usando sólo la porción superior de los pulmones, da por resultados una carencia de vitalidad y una resistencia muy disminuida de nuestro organismo hacia los agentes patógenos causantes de enfermedades.

La práctica del Yoga revierte estos hábitos. Respirar correctamente significa respirar por la nariz, con la boca cerrada, de forma fluida, profunda y sin esfuerzos. Con una inhalación y exhalación completas, utilizando toda nuestra capacidad pulmonar y respetando, colaborando, siempre con el impulso natural de la respiración.

Respirar por la nariz regula y armoniza la entrada y salida del aire. Además de graduar su temperatura, ya que el aire se calienta y se filtra antes de entrar en el cuerpo. Cuando utilizamos el diafragma, los órganos internos son masajeados y se estimula su funcionamiento. La regulación correcta de la respiración aporta salud y bienestar general, al favorecer los procesos que purifican la sangre y eliminan las toxinas. Los hábitos correctos de respirar son los que han de dar una vitalidad óptima, así como inmunidad contra las enfermedades. Cuanto más aire viciado se exhale, más aire fresco se podrá inhalar y favorecer los procesos de regeneración orgánica

Practicar diariamente unos minutos de respiración aumenta la vitalidad, nos ayuda a funcionar mejor física y mentalmente y produce una sensación de renovación, tranquilizando la mente y aumentando la atención. La respiración profunda y consciente ayuda a vencer la depresión y el estrés, y alivia los síntomas de muchas enfermedades

En nuestra plataforma web, presentaremos cinco prácticas, que son técnicas preparatorias para introducir hábitos de respiración correcta. Además, la práctica de estas técnicas ayuda a enfocar la atención sobre el proceso de la respiración, que casi siempre ignoramos. De esta forma, puedes desarrollar una sensibilidad hacia el ciclo respiratorio y reentrenar los músculos asociados a él, lo cual permite mejorar la capacidad vital y prepararse para las prácticas sutiles del manejo de energía del Yoga: el Pranayama.

La respiración rítmica, profunda y lenta promueve, y es promovida por, los estados mentales tranquilos y agradables. Por el contrario, la respiración irregular altera los ritmos del cerebro y además conduce a bloqueos físicos, emocionales y mentales, los cuales, producen a su vez conflictos internos, desequilibrios en la personalidad, desorden en el estilo de vida y finalmente pueden causar enfermedades en nuestro organismo. El Pranayama afianza patrones de respiración regulares, rompiendo ese ciclo negativo y revirtiendo el proceso a través del control de la respiración y del restablecimiento de los ritmos naturales y relajados del cuerpo y de la mente. Recordemos que la respiración constituye un puente entre las áreas de la consciencia y del inconsciente
En lo que respecta a nuestra práctica del yoga físico. Evidentemente, el patrón de respiración que primará en ella es el patrón que tengamos asumido, que es el que mantenemos habitualmente. Pero no debemos olvidar nunca que el YOGA es fundamentalmente RESPIRACIÓN, mucho más que avanzar en las posturas. Por eso, es importante fijarnos en nuestros patrones respiratorios comprendiendo, como ya sabemos, que todo nuestro ser está interconectado en sus diferentes planos, entendiendo cómo la respiración influye en el cuerpo y en la mente. Podemos imaginar a cuerpo, mente y respiración como formando un triángulo, cuyos tres vértices se influyen mutuamente entre sí, para bien y para mal.

Muchas veces sucede que, luego de una sesión de Yoga los practicantes se encuentran cansados, o al contrario, demasiado activados: en ambos casos, la causa de estos estados es la respiración que han mantenido durante la práctica. En el caso de los que se encuentran cansados, se debe a una respiración insuficiente y pobre, mientras que aquellos que están demasiado activados, se han pasado en la intensidad de su respiración. Recordemos que una buena práctica de Yoga es la que nos equilibra, y que, por ello, debe activarnos sólo en el caso de que nuestro nivel de energía sea bajo y necesitemos aumentarlo y, contrariamente, debe relajarnos o calmarnos si nuestro nivel de energía es excesivamente alto. Así, a través de ella encontramos el equilibrio energético.

En la sección de Pranayama de nuestro espacio virtual de prácticas, a lo largo del próximo curso te propondremos diferentes ejercicios destinados a reconectar con esta respiración natural olvidada, y a través de ella llevar tu trabajo físico a planos de experiencia más sutil, lo que te permitirá acceder con seguridad y provechosamente a las técnicas del Pranayama que desarrollaremos allí.

Así que recuerda: Yoga es respiración y consciencia. Puedes practicarlas en cada instante de tu experiencia, no sólo cuando te encuentras sobre la esterilla en tal o cuál postura (¿qué tal en este mismo instante? ¿Dónde está tu mente, cómo está tu respiración?) y encontrar entonces el verdadero Yoga, el que no se practica, sino que se experimenta en el plano del Ser. Te agradecemos nuevamente que nos permitas guiarte en este maravilloso camino, así como tu apoyo y solidaridad en la construcción de estos nuevos espacios de práctica.

Namasté,
Ana y Marcelo


lunes, 20 de julio de 2020

Cómo puede ayudarnos el Yoga a afrontar este (y cualquier) momento de gran cambio

Todo lo que ocurre en nuestra mente se expresa en el cuerpo. Así, algunos contenidos mentales pueden alterar nuestra respiración y generar tensión o rigidez. Y a su vez, esa tensión o rigidez que experimentamos en nuestro cuerpo, se refleja en nuestra mente. Y nos encontramos en un bucle que se retroalimenta constantemente y del que nos cuesta mucho trabajo, o creemos (directamente) imposible, salir.

El Yoga, entre otras cosas, te permite cortar ese bucle. A través de su práctica, aprendes a tomar conciencia de tu postura y experiencia corporal; esa mayor consciencia te permite detectar emociones, como el miedo, y es de esa forma que puedes gestionarlas para enfrentarte a todo gran cambio: cualquiera de los que puedan surgir en tu vida, de los tantos que atravesamos en ella.

Muchas personas aún desconocen la necesidad de ser conscientes del cuerpo y de la mente. Pero para ponerlo claro: “Si sientes miedo y no eres consciente de su existencia, ¿qué haces? Corres al Mercadona a comprar papel higiénico”… ¿te suena esto? Cuando no somos capaces de identificar una emoción que nos domina, nuestras acciones no tendrán relación con la realidad de nuestras necesidades, sino que serán acciones inconsistentes, movidas por algo ajeno a nuestra consciencia.

Todas las emociones pueden gestionarse adecuadamente, y el miedo, por lo tanto, no es una excepción. Pero, para ello debemos ser capaces de identificarlo, de percibir cómo se expresa en el cuerpo, qué sensaciones y pensamientos están asociadas a la emoción, y cómo me limita desde lo físico hasta lo mental. Si sabemos comprender su expresión en nuestro cuerpo, podremos comprender esas emociones y trabajar con ellas: los estados mentales negativos se asocian a y se expresan con una postura abatida, carente de energía, mientras que un estado de energía y optimismo se expresa en una postura equilibrada y firme.

Puesto que los estados emocionales afectan a, y son afectados por, la postura corporal y la respiración, a través del Yoga podremos trabajar de un modo consciente sobre ellos, y se producirá un efecto positivo en nuestro estado anímico y nuestra disposición: cuerpo y mente se influyen mutuamente, en ambos sentidos, trabajando uno, actúas sobre el otro. Si consigues liberar el cuerpo de los efectos de una emoción, será más fácil trabajar con ella desde tu consciencia



En este sentido, destaca el “doble beneficio” que supone la práctica del Yoga. A la necesidad física de expresión y movimiento, que se ha visto limitada como consecuencia del confinamiento, se une la dimensión mental de ser conscientes de las emociones y aumentar el conocimiento sobre nosotros mismos.

Todo enfoque holístico de la salud considera de fundamental importancia cuidar nuestro aspecto emocional. En este aspecto, la práctica del Yoga es de enorme utilidad, porque ayuda a vencer, además del miedo, las dificultades y resistencias que supone aceptar los cambios que provocan las crisis, como la generada por la COVID-19. La verdadera esencia de la práctica del Yoga implica el aceptar nuestra experiencia con ecuanimidad, y conforme vamos haciendo nuestra esa perspectiva meditativa, aprendiendo a aceptar la realidad tal cual es, sin derrochar energía resistiéndonos a ella, se hace más llevadero aceptar el cambio.

No obstante los miedos y las resistencias, estos tiempos de profundos cambios pueden resultar una oportunidad propicia para acercarse a la práctica del Yoga, ya que dos de los efectos del confinamiento son, por un lado, que las personas disponen de más tiempo y, por otro, que el hecho de que las rutinas hayan cambiado puede hacer que se sientan nuevas inquietudes que lleve a la exploración de actividades diferentes.

Ya sea que esta situación te haya encontrado en tu camino de práctica como si, por el contrario, la práctica del Yoga era un ítem de esa larga lista de deseos y resoluciones de superación, ten por seguro que la práctica del Yoga es la herramienta más potente a tu alcance para atravesar ésta y cualquier otra crisis, y transformarlas en experiencias de crecimiento y evolución.

Por eso, en BHAVANA YOGA ponemos a tu disposición nuestro espacio virtual de práctica, para acompañarte en tu camino de regreso a la paz que te da el contacto con tu propia esencia.

Namasté,
Ana y Marcelo


Las Claves para construir tu Espacio de práctica... tu espacio de vida. El desafío.


Tal vez la lección más dura que nos ha dejado la situación generada por la COVID-19 ha sido la total inadecuación de la mayor parte de los espacios en los que transcurría nuestra vida en la “vieja normalidad”, la cual, conforme pasa el tiempo va siendo más un recuerdo que un punto de regreso: nuestros hogares carecen de espacios en los cuales desarrollar muchas de nuestras actividades vitales, contamos con estar fuera de ellos la mayor parte del tiempo activo, y muchas veces buscamos fuera lo que debería estar dentro.

Si tiene que surgir una enseñanza para esta nueva normalidad, que será la pauta en adelante, es que es absolutamente necesario que realicemos una reflexión profunda, y ante todo honesta, sobre la calidad de nuestros espacios vitales y sobre el compromiso que estamos dispuestos a asumir para mantenerla y protegerla.

Todo a lo largo de nuestra enseñanza del Yoga hemos hecho hincapié en que el espacio de nuestra práctica formal es un microcosmos interior, que está íntima e indisolublemente unido a todos los espacios exteriores, y que todo lo que aprendemos sobre la esterilla carece completamente de utilidad si no asumimos el compromiso responsable de aplicarlo en esos espacios exteriores.

Es por eso que creemos que, en este aspecto, esta situación puede verse como una oportunidad digna de ser aprovechada. La vieja normalidad se ha demostrado insostenible, simplemente porque conforma un equilibrio sumamente precario de cosas que tienen que salir bien cuando, en realidad, nadie se está ocupando de ello. Resulta aleccionador ver cómo, en nuestra cultura supuestamente científico-racionalista-materialista seguimos encomendándonos a la Providencia con la misma ingenuidad que generaciones a las que ahora miramos con cierta condescendencia. Y toda oportunidad que quiera ser aprovechada plantea un desafío, un reordenamiento de prioridades que lleve a una redirección, un nuevo enfoque, de nuestra intención y nuestra energía.

En Bhavana Yoga decidimos aceptar ese desafío desde el primer día, y nos abocamos con ahínco y urgencia a construir un espacio de práctica online que inicialmente creíamos sería provisorio y que, conforme se iba consolidando la situación, comenzó a cristalizarse como una opción a largo plazo. Ahora la urgencia ha desaparecido, y se palpa en la sociedad una tensión entre el deseo de retornar al estado previo y la necesidad de asumir cambios importantes en nuestros comportamientos y valores, cambios que bien podrían ser permanentes, y que podrían llevarnos a un estado de mayor evolución.



La información, al consolidarse se va transformando en ideas, y con las ideas se conforman las actitudes. Y es con las actitudes con lo que construimos el mundo. Por eso, en Bhavana Yoga creemos que el desafío de reconstruir un espacio de práctica adecuado a la situación actual es un poderoso ejercicio de adaptación, reinvención y recreación básico y de primera importancia, para que cada uno de nosotros se transforme en un agente de cambio, que dirija y fomente la transformación que nuestra sociedad ya no puede darse el lujo de posponer: la recuperación de nuestros espacios y de nuestro tiempo. 

Para ello, creemos que es útil articular el desafío en torno a un grupo de cualidades personales que debemos potenciar:
  • Conciencia: Cada espacio en el que transcurre nuestra vida tiene unos requisitos para ser funcional, y hoy muy especialmente, seguro. Nuestro espacio de práctica no es la excepción.
  • Corresponsabilidad: Los espacios no nos vienen dados por concurso de la providencia o el universo. Cada uno de nosotros es responsable de la creación y del mantenimiento del espacio. 
  • Conexión: ¿Cómo se inserta este espacio en contextos más amplios, y cómo interactúa con ellos? Los espacios que construimos, además de servirnos en el plano individual, deben contruibuir positivamente en nuestras esferas de relación externas, de forma de ser espacios sostenibles que puedan ser compartidos y aprovechados por quienes nos rodean, y no fuentes de conflicto o tensiones en nuestras relaciones.
  • Compromiso: Una vez que hemos construido nuestro espacio, ¿qué debo hacer para que vaya perfeccionándose a lo largo del tiempo? Y mientras, guiamos su expansión a ámbitos más amplios de las esferas que nos constituyen: como individuos, como seres que forman parte de relaciones, y como miembros activos de una comunidad y de un ecosistema. Debemos procurar que cuanto más se consolide nuestro espacio, se vuelva más amplio y más beneficioso para nuestro entorno.

Queremos hacerte saber que cuentas con nosotros para ayudarte a afrontar este desafío de construir y consolidar tu nuevo espacio. Para ello, ponemos a tu disposición nuestra propia experiencia, ya que hemos tenido que llevar a cabo la construcción del espacio virtual de práctica en nuestro hogar, con los elementos de los que pudimos echar mano en el sorpresivo momento inicial, contando con nuestra práctica como guía y como apoyo fundamental.

Sabemos igualmente que este desafío tiene su dificultad adicional, somos los primeros en reconocer que no es fácil rescatar un espacio físico y temporal estando en casa, ya que muchas demandas e intereses confluyen allí. Pero, justamente por ello, te invitamos a perseverar, como siempre en tu práctica, y te aseguramos que si lo haces, serás capaz de encontrar este espacio y tiempo para tu práctica, del mismo modo que ya lo habías hecho al abrir un hueco en tu agenda para las clases presenciales.

En cuanto a los requisitos del espacio físico, volvemos a hacer hincapié en que no pueden estar ausentes la seguridad y la intimidad, y es por ello que, dada la situación actual hemos hecho la apuesta por encontrar, cada uno de nosotros, este espacio en la seguridad del hogar.

Desde el punto puramente técnico, ese espacio debe cumplir con unos ciertos requisitos materiales para que tu práctica sea beneficiosa y segura. Si aún no dispones del material básico de práctica en casa, estamos a disposición para asesorarte acerca de las mejores opciones disponibles según sea tu caso en particular. Además, en nuestro centro tendremos esterillas y más material a la venta (Zafus, cinturones, ladrillos, incienso, etc), que puedes pasar a recoger con cita previa. Recuerda que no es necesario que hagas un gasto elevado para tener un material decente y seguro para tu práctica. Te ayudaremos con esto también.

Finalmente, como has aprendido en el centro físico, el espacio carece de valor si no lo dotas de significado simplemente usándolo para su cometido: En este punto, nos comprometemos a continuar construyendo, ampliando y mejorando nuestra plataforma online, la otra mitad de tu espacio de práctica, para desde allí continuar consolidando y profundizando en tu camino de crecimiento y evolución. 

No renuncies a seguir practicando, aún teniendo que adaptarte muchísimo. No pierdas TU espacio. En este momento, y más que nunca, tu práctica será lo que te permita vivir en equilibrio y poder ser consciente de tus verdaderas necesidades en el día a día, algo fundamental a la hora de redefinir otros espacios más amplios en tu experiencia vital. Por experiencia propia, te aseguramos que tu práctica es la mejor herramienta de la que puedes disponer para sobrellevar este tiempo de profundo cambio, angustia, miedo e incertidumbre, restableciendo la conexión con tus cualidades esenciales de fuerza y resiliencia.

Te invitamos a aprovechar este desafío como una oportunidad de evolución hacia el crecimiento y la consciencia, y volvemos a agradecerte tu solidaridad, tu apoyo y tu colaboración en la construcción de este nuevo espacio compartido de práctica.

Namasté,
Ana y Marcelo

Presente y Futuro

Ya han pasado más de cuatro meses desde que se decretara el estado de alarma, y nos fuimos a casa, sorprendidos, echando el cierre a nuestro tan querido centro de Yoga, sin saber el alcance que esta situación inesperada iba a tener para todos, a todo nivel.


Conforme pasaban las semanas, aquello que apareció en nuestras vidas como algo pasajero comenzó a tomar la forma de un estado más duradero de lo que habríamos imaginado en un principio.

Aún sin poder comprender ni vislumbrar su verdadero alcance, comenzamos a entender que muchos de nuestros hábitos iban a tener que cambiar durante un período considerable de tiempo, si no irreversiblemente. La vida es cambio continuo, lo sabemos y lo profesamos, pero esta vez el cambio fue profundo y drástico, palpable en aspectos fundamentales de nuestra existencia.

Asumiendo este desafío, desde el primer día, en BHAVANA YOGA, nos embarcamos en crear una propuesta Online que pudiera suplir, al menos en su esencia, a ese espacio de práctica que hemos creado y cuidado juntos con tanto esmero y cariño durante estos años, que se encontraba vedado. 


La adaptación no ha resultado fácil, pero con el pasar del tiempo fue cogiendo forma y sentido: la construcción de una plataforma Web capaz de ofrecerte un nuevo espacio virtual completo, seguro y confiable para practicar, con el respaldo de nuestra experiencia, seriedad y dedicación.


Y mientras tanto, intentamos comprender la repercusión que tendrá la COVID-19, no sólo en nuestras vidas cotidianas, sino en la continuidad de nuestro espacio físico, así como en el entramado de nuestra sociedad en su conjunto. Y así, seguimos aun esperando que se desarrollen los acontecimientos, a la espera de una certeza que aún no llega, pero se perfila.

A nivel personal y social, todos hemos tenido que adaptarnos en muchos ámbitos durante este tiempo; nuestros espacios personales, familiares y sociales se han reconfigurado de formas que ni habríamos esperado, y está claro entonces que a nuestra práctica de Yoga le toca ahora mismo una gran adaptación. ¡Debemos encontrar y construir activamente su nuevo espacio, y estamos seguros que podemos hacerlo! ¿Estás dispuesto?

Aún no queda nada claro el momento ni las condiciones en las que podríamos retomar con seguridad y continuidad las clases presenciales: no se ve esa posibilidad a corto plazo. Conforme se han ido desenvolviendo los acontecimientos, y con la información disponible a día de hoy, es posible prever que durante un buen período de tiempo se impondrán unas estrictas normas de seguridad y distanciamiento que afectarán seriamente a la realización de nuestra actividad:
  • La cercanía, que nos aportaba vínculo y contención, ahora es un riesgo para la salud;
  • Nuestra respiración, que fluía sin restricciones, ahora se verá afectada por la restricción de una mascarilla y por la presencia de agentes desinfectantes en la atmósfera;
  • Todo el material que poníamos a tu disposición como apoyo para tu práctica, ahora deberás cargarlo para traerlo, llevarlo y desinfectarlo cada vez que vengas a clase a nuestro centro.
Comprendemos la necesidad de estas medidas para preservar la salud pública, pero creemos que en este contexto, y unidas a las sensaciones de miedo e inseguridad ante la posibilidad de contagio, son altamente incompatibles con la calidad de la práctica del Yoga, y por lo tanto para la obtención de sus beneficios.




Ante un momento de cambio tan profundo como el que estamos atravesando, y frente a la necesidad de sostener lo genuino, tenemos que recordar que la práctica del Yoga tiene como punto de partida inexorable un espacio íntimo de confianza y seguridad en el que nuestra respiración se expresa en libertad, convirtiéndose así en un puente que conecta el espacio exterior con todos nuestros espacios interiores. Debemos, por lo tanto, esforzarnos por mantener una ecuanimidad informada que nos permita no apartarnos de la verdadera esencia de esta disciplina, y transformarla en algo completamente ajeno a sus principios; pero que al mismo tiempo nos prevenga de incurrir en conductas imprudentes que podrían tener serias consecuencias. Necesitamos, más que nunca, abocarnos a la tarea de construir espacios para una práctica genuina que nos dé respuestas verdaderas. Tomando esta ecuanimidad responsable como principio irrenunciable, en BHAVANA YOGA hacemos una apuesta por construir estos nuevos espacios de seguridad, intimidad y libertad y ponerlos a tu disposición.

Como dos practicantes veteranos de Yoga que somos, estamos convencidos de que todos, y cada uno, avanzamos de acuerdo a nuestra forma de practicar, y siempre apostamos por lo genuino y auténtico, tanto en nuestra práctica, como en nuestra forma de transmitir el Yoga. Aún en este momento tan confuso, y haciendo a un lado la tristeza de tener que despedirnos de nuestro espacio, elegimos ser fieles a las enseñanzas que hemos recibido, y decidimos seguir practicando y transmitiendo el Yoga desde su esencia, sin entrar en la tergiversación tan habitual de hoy en día, ni en una adaptación privada de criterio que deforme la esencia de esta disciplina a nuestra conveniencia. Analizando la situación con todas nuestras capacidades, asesorados asimismo por la opinión de profesionales de la salud, encontramos a la perspectiva de dar clases presenciales de Yoga con las restricciones normativas de lo que se ha denominado la “nueva normalidad” como un un gesto inconsciente e incompatible con el sentido común y la evidencia, entendiendo que estas restricciones son un conjunto de medidas sanitarias muy necesarias en el escenario actual, y que por lo tanto es irresponsable ignorar.

Por todo esto, BHAVANA YOGA cambia de forma pero no de esencia. Creemos que es una buena oportunidad para abrirnos a una experiencia diferente de la práctica y transmisión del Yoga, que nos permita así respetar, por sobre todo, el elemento fundamental que articula e integra la práctica del Yoga en todas sus dimensiones: la respiración. La respiración profunda y natural, sanadora en sí misma, la que te permite adentrarte en ti mismo, la que te revela tu verdadera esencia.

Y si tenemos en cuenta que el Yoga es una invitación a mirar hacia adentro, y aunque el espacio físico que entre todos habíamos creado en BHAVANA YOGA propiciaba ese encuentro con uno mismo, debemos tener siempre presente que el verdadero espacio de nuestra práctica es nuestro espacio interior. La raíz de nuestra evolución está dentro de cada uno de nosotros. Debemos aprovechar este momento para encontrar un nuevo espacio exterior, para así permitir que todo ese trabajo que has realizado en nuestro centro físico se extienda allí donde estés, y donde te dispongas a practicar. Que despliegues tu consciencia y que le permitas extenderse a otros ámbitos de tu vida cotidiana. Sigue estando a tu alcance la posibilidad de trabajar a diario en tu equilibrio físico, mental y emocional. En el momento en que puedas, las veces que quieras, por gusto o preferencia personal, organización familiar, o por distancia real.

Para ello, en el próximo curso seguiremos proponiéndote este nuevo espacio completo de práctica online, ampliado y mejorado, que comienza con una amplia biblioteca de clases, tutoriales, meditaciones y clips, que vamos nutriendo semana a semana; sumada a las clases diarias en vivo por G Meet, y que se continúa con la implantación de tutorías virtuales, y espacios de resolución de dudas concretas, para mejorar y cuidar de tu práctica. Lo mismo que hacíamos cuando nos veíamos personalmente en clase, pero con los nuevos medios disponibles.


En un futuro, iremos además añadiendo talleres temáticos Online, y cuando las circunstancias sanitarias y sociales lo permitan, volveremos a los encuentros presenciales, y los retiros en los que podremos disfrutar de espacios más amplios, aire fresco y limpio, y promover activamente una conexión con la naturaleza, actividades que nos ayudarán a reforzar nuestro trabajo diario.


Podremos descubrir las ventajas reales de la práctica Online si confiamos en nuestra capacidad de adaptación, así como enriquecernos con lo valioso que resultará para todos el crear y sostener este nuevo espacio de práctica. Encontraremos la cercanía a pesar de la distancia, y las ventajas en aquello que en un principio nos resultara ajeno. ¿No es acaso la mejor actitud ante la vida? ¿Abrirnos al cambio, a lo nuevo, con curiosidad e interés, dispuestos a recibir lo que cada instante tiene para ofrecernos, y poder crecer con ello?

También queremos recordarte que cuentas con nosotros para ayudarte a construir y hacer respetar tu nuevo espacio (haz click aquí para más info): sabemos que no es fácil rescatar ese espacio estando en casa, ya que muchas demandas e intereses confluyen allí, pero persevera y lo encontrarás, del mismo modo que lo habías hecho al abrir un espacio en tu agenda para las clases presenciales.
El Yoga te permite reconectar con tu fuerza y resiliencia, el Yoga es tu camino a casa, la herramienta más potente con la que puedes contar a la hora de afrontar esta etapa de profundos cambios (haz click aquí para más info). ¿Qué más puedes pedir para reencontrar el equilibrio en esta nueva etapa que nos toca vivir? Allí donde estés, practica, todo lo que puedas. Incluso, con este nuevo medio podrás practicar más a menudo, con el consiguiente beneficio de una práctica más asidua. Podrás elegir las prácticas según el tiempo del que dispongas, podrás profundizar en función de tus necesidades en las clases guiadas con mayor libertad que en las presenciales. Y si no sabes cómo hacerlo… ¡nos tienes a nosotros para guiarte! ¡Escríbenos, pregunta, practica todo lo que puedas….participa activamente de este nuevo reto!

Confiamos profundamente en tu capacidad de adaptarte, y cuentas con nuestro apoyo y trabajo constante. Seguiremos trabajando con ahínco y seriedad para adaptarnos a este nuevo reto, y estamos seguros de que, con la actitud adecuada, todos nos beneficiaremos de este nuevo cambio.
Y aunque no podamos comparar una clase presencial con una virtual, porque se extrañan, entre otras cosas, los abrazos, la cercanía y la contención y complicidad del grupo, no debemos olvidar que tenemos ante nosotros la gran fortuna de disponer de medios que nos ofrecen la posibilidad de seguir trabajando, aprendiendo y progresando de manera virtual. No lo demos por sentado. Muchas cosas que suponíamos eternas han desaparecido en estas semanas. No olvidemos que la gratitud es uno de los puntales más sólidos de nuestras prácticas de evolución y crecimiento. Siempre.



Es momento de hacer un profundo análisis a nivel personal, a nivel social. Y puede que nos resulte difícil hacernos a la idea de que el mundo que conocíamos, posiblemente haya dejado de existir tal cual lo conocimos, y que la situación en la que estamos inmersos como humanidad requiere una mayor consciencia, y un cambio profundo. Será entonces primordial que estés en paz contigo mismo y veas claramente tus posibilidades y tus verdaderas necesidades en el nuevo orden de las cosas. La verdad está dentro de nosotros y espera a ser descubierta, pero sólo cuando estemos preparados para comprenderla. Deja que sea tu verdad la que te guíe en esta etapa de profundo cambio. Es momento de crear una sociedad más sana, desde una individualidad más sana. El Yoga te enseña el camino hacia esa verdad y, como cada día durante todos estos años, cuentas con nosotros para acompañarte a lo largo de ese recorrido.

Agradecemos infinitamente tu apoyo y tu confianza, así como tu esfuerzo y tu trabajo constantes para mantener la práctica de Yoga en tu vida cotidiana.
Seguimos en BHAVANA YOGA online.
Namasté,
Ana & Marcelo

miércoles, 27 de mayo de 2020

Precios y horarios de la plataforma online

Aquí tienes los abonos, precios horarios de clases por streaming de nuestro nuevo espacio virtual de práctica:



Cualquier duda, contáctanos y envíanos tu consulta.

Namasté,
Ana & Marcelo

martes, 26 de mayo de 2020

Nuevo Espacio Virtual de práctica.

BHAVANA YOGA cambia de forma pero no de esencia. Es tiempo de readaptarse
En este período de cambio e incertidumbre que nos ha tocado atravesar, en Bhavana Yoga nos hemos planteado un desafío: encontrar las cualidades fundamentales de nuestros espacios de práctica y construir un nuevo espacio adaptado las características de esta "nueva normalidad" que se perfila, y que parece que ha llegado para quedarse más tiempo de lo que habríamos pensado.
El resultado ha sido nuestra nueva plataforma web, un espacio completo de práctica Online que puedes desplegar en la seguridad de tu hogar, compuesto por sesiones en vivo por GMeet y una biblioteca de clases, clips, tutoriales y prácticas de pranayama y meditación, concebido para adaptarse a los cambios en tu nueva rutina horaria.
Queremos entonces invitarte a continuar tu práctica de Yoga a través de este nuevo medio:


Desde BHAVANA YOGA te ofrecemos este nuevo espacio virtual, seguro y confiable para practicar, con el respaldo de nuestra experiencia, seriedad y dedicación.
Creemos que estamos ante una buena oportunidad para abrirnos a una experiencia diferente de la práctica y transmisión del Yoga, que nos permita igualmente respetar los elementos fundamentales que articulan e integran la práctica del Yoga en todas sus dimensiones. Permitiéndonos también desplegar nuestra consciencia y extenderla a otros ámbitos de nuestra vida cotidiana. Y con esta nueva propuesta tienes a tu alcance la posibilidad de trabajar a diario en tu equilibrio físico, mental y emocional. En el momento en que puedas, las veces que quieras, por gusto o preferencia personal, organización familiar, o por distancia real, evitando desplazamientos y pudiendo aprovechar al máximo tu tiempo para tu práctica.

Podremos descubrir las ventajas reales de la práctica online si confiamos en nuestra capacidad de adaptación, así como vislumbrar lo valioso que resultará para todos el crear y sostener este nuevo espacio de práctica. Encontraremos la cercanía a pesar de la distancia, y las ventajas en aquello que en un principio nos resulta ajeno. ¿No es esta acaso, la mejor actitud ante la vida? ¿Abrirnos a lo nuevo, con curiosidad e interés, dispuestos a recibir lo que cada instante tiene para ofrecernos y poder crecer con ello?

No renuncies a seguir practicando, aún teniendo que adaptarte muchísimo. No pierdas TU espacio. En este momento, y más que nunca, tu práctica será lo que te permita vivir en equilibrio y poder ser consciente de tus verdaderas necesidades en el día a día, algo fundamental a la hora de redefinir espacios en todos los ámbitos de nuestra vida. Tu práctica es la mejor herramienta que puedes tener para sobrellevar este tiempo de profundo cambio, angustia, miedo e incertidumbre.

El Yoga te permite reconectar con tu fuerza y tu resiliencia, el YOGA es tu camino a casa. ¿Qué más puedes pedir para encontrar el equilibrio en esta nueva etapa que nos toca vivir? Allí donde estés, practica, todo lo que puedas, nosotros seguiremos guiándote. Incluso, con este medio podrás practicar más a menudo, con el consiguiente beneficio de una práctica más asidua. Podrás elegir las prácticas según el tiempo del que dispongas, podrás profundizar en función de tus necesidades en las clases guiadas con mayor libertad que en las presenciales. Y si no sabes cómo hacerlo o surgen dudas… ¡nos tienes a nosotros para orientarte!
Confiamos profundamente en tu capacidad de adaptarte, y cuentas con nuestro apoyo y trabajo constante. Seguiremos trabajando con ahínco y seriedad para adaptarnos de forma coherente y fructífera a este nuevo reto, y estamos seguros de que, con la actitud adecuada, todos nos beneficiaremos de este nuevo cambio.
¡Seguimos en BHAVANA YOGA Online y esperamos que formes parte de esta nueva etapa y puedas beneficiarte enormemente de ella!

Si aun no has accedido de nuestro nuevo espacio virtual y te apetece conocerlo, contacta con nosotros para apuntarte. Puedes acceder a la información sobre los abonos y tarifas haciendo click aquí,

Namasté,
Ana y Marcelo